Lanestosa recupera las Marzas

Escrito por Información Municipal.

De la mano de la Asociación Cultural Piñaburu y del Centro Trueba Zentroa, y con el patrocinio del ayuntamiento, la Villa de Lanestosa recupera las Marzas, una vieja tradición que se perdió hace algo más de veinte años tanto en Lanestosa como en Karrantza.

Se ha investigado entre los nestosanos y nestosanas de edad tratando de recoger sus recuerdos en cuanto a vestimenta y utensilios utilizados para recuperar esta tradición tal y como era.

Los marceros recuperan sus signos prácticamente olvidados, ataviados con pieles, cencerros, gorro y vivos ornamentos,  vara floreada y el cuévano donde recoger las dádivas.
El próximo sábado a las 12, 30 hs. saldrán los marceros de las Escuelas de Lanestosa y alson de los cencerros irán recorriendo las principales calles y barrios, festejando así la llegada de la primavera, cantando su alegre copla y recogiendo donativos que les permita tener una merienda copiosa.


Información obtenida en las entrevistas realizadas

Las Marzas

Como fiesta relacionada con la llegada de la primavera no tiene rasgos religiosos de ningún tipo. Es más, se podría decir que su desaparición coincide con la llegada de “Santa Agueda” a mediados de los sesenta, festejo en euskera que fue promovido por la Iglesia y que en algunas localidades encartadas se cantaba en castellano.

Las marzas desaparecen en Lanestosa y Karrantza, cantándose por última vez hace algo más de veinte años, pero no en la zona oriental de Cantabria donde aún hoy en día están muy presentes.

Según referencias escritas, y los comentarios de las gentes entrevistadas, el festejo fue evolucionando de mayor a menor complejidad perdiendo paulatinamente los rasgos propios que la caracterizaban y daban personalidad pero presentando en su conjunto, según los recuerdos más antiguos, gran semejanza con las marzas actuales del Valle de Soba.

Elementos característicos

Siempre se celebraba el 1 de Marzo, fuera festivo o de labor. Cuando se va perdiendo la tradición y son los maestros los que organizan a los chavales en una cuadrilla siempre es entre semana, merendando, generalmente, los sábados.

Salen más de una cuadrilla de marceros, de diferentes edades, comienzan entre los 10 y 12 años y luego van los mayores.  Los marceros dejan la tradición al ir a la mili o marchar a estudiar fuera.


Vestimenta

Se constata claramente una regresión desde lo que establecemos según los viejos recuerdos hasta las últimas marzas en los ochenta. En la posguerra el conjunto pierde fuerza, se vuelve pobre en elementos disminuyendo la riqueza y variedad de utensilios y el colorido que le caracterizaba.

El recuerdo más antiguo (de hacia 1930) es el de un grupo de chavales con vestimentas de calle de su época, todos con cencerros alrededor de la cintura (de seis a ocho), con dos pieles de oveja (por delante y por detrás) y con cintas de vivos colores a modo de flecos por las mangas de la camisa.

Nadie recuerda llevar boina. Llevaban un ramo (como en Pascuas) de acebo o carrasca adornado. Uno de ellos llevaba un cuévano para recoger las viandas. Todos llevaban una vara adornada con elementos de naturaleza y cintas coloridas.

Para después de la Guerra Civil ya no existe el ramo (la gente no lo recuerda con claridad), hay menos colorido y sólo uno lleva cencerros y pieles de ovejas.

En los años sesenta del S.XX, la ropa era de calle con algún pañuelo colorido, algunos llevaban un cencerro, el cuévano es reemplazado por una cesta y tan sólo las coplas parecen no haber cambiado.


Para más información


Ricardo Santamaría
Centro Trueba Zentroa
Tfno 680 395 118 – Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Localización

cabezera box

pinya

Turismo Activo

nor3 logo 200x142

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

606 808 018
606 700 207

Manuela Sainz de Rozas, 1

48895 (Lanestosa)

Teléfono: 94 680 61 16

Fax: 94 610 69 00

ENVIAR E-MAIL